Implantes de grasa

Existe una solución más “natural” en cuanto a implantes se refiere, hablamos de la utilización de grasa autóloga (aplicación de tejido graso extraído al propio paciente).

En este proceso la grasa extraída y tratada -pues para ser utilizada debe someterse a varios procedimientos- representa algunas ventajas sobre las prótesis tradicionales, pues elimina el riesgo de complicaciones por rechazo, ya que al ser obtenida del mismo paciente resulta totalmente compatible con él. Una ventaja adicional: la grasa es obtenida de lugares donde representa problemas estéticos (piernas, “chaparreras”, etc.) por lo que permite al cirujano esculpir la zona donante al extraer el tejido graso.

Esta grasa puede ser utilizada en distintas zonas del paciente (cara, pantorrillas, mentón, glúteos, senos).

Procedimientos

>